jueves, 27 de febrero de 2014

"La rubia de ojos negros" de Benjamin Black


La última aventura de Philip Marlowe es un regreso al corazón de la novela negra, con todos los ingredientes clásicos del género.

Arranca la década de los cincuenta. Philip Marlowe se siente tan inquieto y solo como siempre y el negocio vive sus horas bajas cuando irrumpe en su despacho una nueva clienta: joven, rubia, hermosa y elegante, Clare Cavendish, la rica heredera de un emporio de perfumes, pretende que Marlowe encuentre a un antiguo amante, un hombre llamado Nico Peterson.

Sí: Banville/Black pone su pluma al servicio del espíritu de Raymond Chandler por encargo de sus herederos y resucita al legendario detective privado (ese hombre que no conoce a las mujeres, pero tampoco se conoce a sí mismo) para embarcarlo en una nueva y peligrosa aventura en las calles de Bay City.

Una muerte misteriosa: cuando Clare Cavendish irrumpe en el  despacho de Marlowe y le pide que indague en la desaparición de su  antiguo amante, se pone un marcha una cadena de acontecimientos  difíciles de predecir y con más ramificaciones de las que ninguno de los dos es capaz de imaginar. 

Un detective de vuelta de todo: el mismo Philip Marlowe que se ha  ganado por derecho propio un lugar de honor entre los mejores  personajes literarios de todos los tiempos. 

Un mundo lleno de secretos: más allá de la magistral habilidad de Benjamin Black para recrear la atmósfera de los años cincuenta, el detective abre al lector la puerta al universo de una de las familias más ricas de Bay City (Los Ángeles, California), desde su mansión hasta el elitista club Cahuilla que frecuentan, y a todos los secretos que se esconden bajo la luz deslumbrante de su fortuna. 


1 comentario:

  1. Buena reseña. No soy muy aficionado al genéro puro, pero me has convencido para leer el libro.

    ResponderEliminar