sábado, 30 de noviembre de 2013

"No confíes en Peter Pan" de David Gurney



"No confíes en Peter Pan" (Roca Editorial) es el sugerente título de la nueva entrega de la serie de David Gurney, la criatura literaria de este escritor de vocación tardía que, tras años en la publicidad, inició con éxito una saga con "Sé lo que estás pensando".El asesinato de un rico empresario ocurrido tiempo atrás es el punto de partida de una compleja red de mentiras que David Gurney deberá desentrañar. Y la identidad del asesino resulta ser la más grande de todas las sorpresas?

En el cuarto asalto de la serie literaria del obsesivo policía David Gurney, ahora retirado, el escritor de novela negra John Verdon ha creado en Peter Pan una inquietante encarnación del mal, un mal que "no es lo que tú esperas que sea. Quizá parece un hombre, una mujer, un niño o un adulto. Nunca crece y nunca muere".

Han pasado cuatro meses desde que David Gurney resolvió el caso del Buen Pastor y las consecuencias han sido terribles: se perdieron vidas y hubo carreras profesionales afectadas. Uno de los que más ha sufrido ha sido Jack Hardwick, que violó la normativa por ayudar a Gurney. Los superiores de Hardwick pensaron que despidiéndole arreglaban todos sus problemas. En realidad, se buscaron un enemigo acérrimo. Ahora, Hardwick se propone demostrar la ineptitud de sus antiguos empleadores presentando pruebas que sirvan para revisar algunas condenas muy sonadas. Empieza con el caso Spalter, un rico empresario y promotor asesinado en el funeral de su madre. Su infiel esposa Kay fue condenada a cadena perpetua pero Hardwick está seguro de que a la mujer le hizo la cama un detective corrupto y quiere que Gurney le ayude a probarlo. Muy pronto Gurney se encuentra enfrentándose a un fiscal sin escrúpulos, un detective completamente corrupto, un jefe mafioso extrañamente amable y un famoso criminal griego, Petros Panikos, Peter Pan, un hombre menudo que esconde un insaciable apetito por el asesinato. Todo por alguien que, después de todo, puede que sea realmente culpable? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario