jueves, 24 de enero de 2013

Alicia Giménez Bartlett viaja a Roma con Petra Delicado con "Nadie quiere saber"


Petra Delicado vuelve a las andadas. “Nadie quiere saber”, la novena entrega de una serie seguida por miles de lectores no sólo en España sino en países como Italia y Alemania, está cargada de sorpresas. En esta ocasión la inspectora se enfrenta a un caso que se reabre cinco años después, el asesinato en turbias circunstancias del empresario textil Adolfo Siguán. Hay una joven prostituta por medio y un chulo a quien se atribuye el crimen y que posteriormente es aniquilado, pero nada es lo que parece.   

Alicia Giménez Bartlett traza en esta ocasión un auténtico puente literario con Roma, enfrentando a su aguerrida detective con unos ambientes que le son totalmente desconocidos y llevándola a compartir el trabajo con una pareja de policías italianos. “Me he basado en un hecho real, en un caso de colaboración entre dos equipos de investigación de países diferentes, que me contó una policía de Barcelona”, confiesa la escritora, convencida de la frescura que el viaje aporta a esta nueva trama. 

En la Ciudad Eterna, Petra se las ha de ver con la mismísima mafia y adquiere reveladoras informaciones sobre sus intrincados modos de actuar. Su vida corre peligro, pero también goza de momentos placenteros y se siente atraída por el “ispettore” Maurizio Abate, mientras que Garzón, paciente y jocoso como siempre, busca tiempo para hacer turismo y descubrir su profunda admiración por la cultura, la comida, los monumentos y el saber vivir de los italianos. Todo es intenso, vertiginoso, complicado, contradictorio, en esta aventura.   

Como es habitual en cada una de las historias de Petra Delicado, la vida profesional y la personal se dan la mano, siendo la conjunción entre esas dos facetas, que ella intenta mantener separadas en todo momento, así como el logrado equilibrio entre la acción y la reflexión; entre los acontecimientos que se investigan y el abanico de emociones y sentimientos que se despliega, lo que consigue que tantos lectores lleguen a empatizar con la inspectora. 

En “Nadie quiere saber” nos encontramos con la protagonista en un momento de estabilidad emocional, felizmente casada con Marcos, su tercer marido, y a gusto en la relación de complicidad que ha llegado a entablar con los cuatro hijos de éste. Pero hay momentos en los que inevitablemente  se cuestiona los males de la convivencia, del matrimonio, lo difícil que resulta mantenerlo a salvo con un trabajo tan absorbente como el suyo. 

Alicia Giménez Bartlett (Almansa, Albacete, 1951), vive en Barcelona desde 1975. Ha publicado, entre otras, las novelas Exit, Una habitación ajena (Premio Femenino Singular 1997), Secreta Penélope, Días de amor y engaños y el gran éxito Donde nadie te encuentre (Premio Nadal de Novela 2011). Con la serie protagonizada por la inspectora Petra Delicado se ha convertido en una de las autoras españolas más traducidas y leídas en el mundo: Ritos de muerte, Día de perros, Mensajeros en la oscuridad, Muertos de papel, Serpientes en el paraíso, Un barco cargado de arroz, Nido vacío y El silencio de los claustros. Ha recibido los prestigiosos premios Grinzane Cavour en Italia y Raymond Chandler en Suiza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario